Si no te gustan las puertas, ¡escóndelas!

Seguramente te ha pasado: cuando ya convenciste al cliente de usar ese acabado de mármol o similar, te sientas a dibujar el despiece y las puertas lo interrumpen. Tienes que partir las piezas conform...