Recordemos el premio que nadie quiere ganar: el edificio más feo del 2017

Conocido como Copa Carbuncle, el “reconocimiento” fue otorgado a un desarrollo de oficinas en Londres