Museos de obsolescencia programada

Las catedrales del arte se replican como si fueran tiendas de Zara