El hogar de la discordia que diseñó Mies van der Rohe

En esta casa, con sus cuatro muros de cristal, me siento como un animal al acecho, siempre alerta, siempre inquieta, aseguró Edith Farnsworth, dueña de la icónica vivienda.